LE HACE LA DIABLURA

19

CONSTANCIO CORTÉS/ TEXTO Y FOTOS.-

 

SAN AGUSTÍN TLAXIACA HGO.- Los Diablos Rojos del Toluca Premier hicieron la diablura a los Tuzos del Pachuca al derrotarlos en su propia cueva 1-0 con solitaria anotación de Jorge Sartiaguín en la primera parte, al arranque del torneo de Apertura de la Liga Premier, en partido disputado en la Universidad del Fútbol del Pachuca.

Los Diablitos dirigidos por Christian Ramírez, dejaron ver que serán protagonistas en el torneo, mientras que los Tuzos con plantel totalmente novel se vieron muy cortos en su accionar siendo dominados por el conjunto escarlata que si bien no se llevaron los cuatro puntos se debió a las fallas de sus atacantes porque oportunidades.

 

SOLO BASTÓ UN GOL

El partido no fue nada lucidor, sino por el contrario con mucho forcejeo en medio campo propio del primer partido de competencia con dos equipos que primeros buscaron no perder y luego intentar hacer daño al frente pero sin mucho éxito.

Una falla defensiva de los Tucitos permitieron un a llegada a fondo de los escarlatas con centro al área donde los centrales pachuqueños “se hicieron bolas” y no llegaron a tapar el disparo de derecha de Jorge Sartiaguín que puntual a la cita llegó para firmar el único tanto del encuentro a los 28 minutos de acción.

De ahí en adelante los Diablitos tomaron el control del partido, mientras que los dirigidos por Octavio “Tavo” Valdez intentaron por todos los medios empatar el partido antes de finalizar la primera parte pero no concretaban ninguna jugada de peligro.

AHÍ “VALAGUA”

Antes de finalizar la primera parte, una falla en e sistema de riego de la cancha, obligó al árbitro a sus pender el partido debido a que al activase el sistema los chorros de agua brotaron mojando a los jugadores hasta que la falla fue reparada y el partido pudo continuar.

MUCHO ESFUERZO PERO SIN RESULTADOS

Para la segunda parte Octavio Valdez buscó el empate ordenó mejor a sus hombres que se lanzaron al abordaje pero los escarlatas se pararon bien en su terreno y con buen fútbol y una que otra falta que ameritó la tarjeta amarilla, apagaron el ímpetu hidalguense.

Los contragolpes de los rojos se convirtieron en veneno puro para los locales que se salvaron del segundo gol al menos en tres ocasiones.